El amor siempre estuvo en mí

Hebrea, estudiante feminista. Amante de los libros. 

 Ser feminista me ha hecho cuestionarme reiteradamente, chocas con el espejo del discurso y fortalecer mis percepciones personales. No fue hasta que desarrollé mayor conciencia en mis relaciones de noviazgo que puse en discusión: “¿Acaso estoy buscando en el/la otrx lo que me falta? ¿sigo siendo yo o me estoy convirtiendo en lo que mi pareja espera de mí? 

Con el tiempo, estas preguntas escalaron en la interiorización de mis pensamientos; pero, aun no calzaba las respuestas hasta que un día, en una clase, nos solicitaron destacar cualidades positivas y negativas nuestras. Las negativas fueron llenadas rápidamente, las positivas costó màs. Luego, me enteré que hacerme autocumplidos era difícil y no lograba realizar las paces con la chica en el espejo. 

Llegaba con estas interrogantes a mis parejas durante muchos años y les consultaba para “reconocer” en sus palabras mis propias virtudes. He ahí el punto. Me educaron para colocar el amor a otres en el centro de mi vida y mi satisfacción personal que, cuando me transportaba a un plano personal, mi autoestima dependía de que me quisieran y validaran mi existencia. 

Pero, ¿por qué no era feliz si derrochaba afecto a la gente? Tenía conceptos bastante idealistas sobre las relaciones interpersonales que me descuidaban bastante a mí misma y me auto exigía para cumplir con lo que querían de mí, sin escucharme ni darme pausas. El amor, ya sea entre amistades, familia o pareja, no debe agotar y hacerte dudar si estás
dando suficiente. 

Con el tiempo, me di cuenta que la vida no se disfruta entregándote a trocitos, sino, autoanalizándote y siendo consciente de cada paso que das para construir amores sanos, cuidados y agraciados. Ese amor soy yo. El màs grande amor está en esta piel que me cargo. 

Así que, les brindaré algunos consejos que he aprendido en este largo trayecto: 

Primero estas vos y tus necesidades para preservar una calidad de vida, siempre mantenlo en mente 
Haz ejercicios de palabras de afirmación que ayuden a fortalecer tu autoestima 
Sé amable con tu cuerpo y lo que te pide; un masaje, una cita médica, descanso, etc. 
Deconstruye tus expectativas y traza nuevos objetivos realizables en tus próximas relaciones interpersonales (de cualquier índole) 
Agradece por las cosas buenas y gestiona planes de contención emocional cuando sea requerido 

Espero que mi aprendizaje les sea de utilidad a las mujeres que buscaban un empujoncito para abrazarse a sí mismas y dedicarse todas las caricias, afectos y ternuras que ansiaban para otres cuerpos. Al fin comprendí que el amor siempre estuvo en mí. 

Mamá y algo Más  Escrito por: Katherine Ramírez, activista y feminista  La sociedad ha avanzado a lo largo de los años y por tanto, los derechos de las mujeres también…

La cárcel de la mutilación femenina

De niña te encierran en un cuarto, te sostienen fuertemente para inmovilizarte y mutilan la piel… y con ella tu autonomía. Tendrás suerte si no morís desangrada. Así que la…

Una nueva Nicaragua, un futuro sin mujeres.

Por: René Arana La crisis que vivió el país en 2018 ha marcado de forma significativa a miles de nicaragüenses, y a ello, se asocia principalmente desde lo político y…