Mamá y algo Más 

Escrito por: Katherine Ramírez, activista y feminista 

La sociedad ha avanzado a lo largo de los años y por tanto, los derechos de las mujeres también han logrado progresos significativos desde el espacio público. Sin embargo, hay otras conquistas pendientes desde lo privado que se ha separado por completo de los intereses colectivos: el autocuido en la maternidad. En este artículo conocerás las vivencias de dos mujeres al respecto. 

 Los roles de género han dejado en desventaja a las mujeres colocando la figura femenina como la encargada del cuido y responsable del hogar, así como de la crianza y educación de los y las hijas. Martha nos cuenta su historia de vida al iniciar a ser madre. 

Tenía 19 años cuando tuvo su primer hijo en 1968, posteriormente tuvo dos hijos en medio de la dictadura Somocista; ella era activista estudiantil, al convertirse en madre y casarse se vio obligada a abandonar sus estudios debido a todas las responsabilidades y cuido que demandaba tener 3 hijos en medio de un contexto violento. “Tuve que dejar en pausa mi vida política”, relata. 

Por otro lado, cuenta que no sabía nada sobre la maternidad, obtuvo información hasta su primer embarazo. “Al ver su mi primer hijo no sabía cómo lo iba a proteger, me sentí como niña, me sentía atrapada en una maternidad cuando podía estar haciendo otras cosas, puse en pausa tal vez 10 años de mi vida por dedicarme a ellos”. 

En cambio, Ana nos relata como a sus 22 años ha logrado ser madre sin dejar de lado su cuidado personal. Tiene una hija de 4 años de la cual se ha hecho cargo por completo, desde su crianza hasta cubrir sus gastos económicos mientras estudia y trabaja.

“Me hubiera gustado saber lo que cuesta criar un hijo en términos económicos, nadie me lo dijo, no estaba consciente del peso que representaba, no imagine todo lo que iba a pasar y la responsabilidad que conlleva. Tenía dificultades para cuidar a mi bebé, para cambiarla, peinarla, bañarla, a veces me distraigo y no era consciente del tiempo que debía de darle”, comenta. 

Luego de conocer los relatos de Ana y Martha, ellas nos dejan algunos consejos para lograr una maternidad más responsable y sana: 

  • Cuida tu salud física y mental: Cuidar de sí misma te permite sentirte mejor y lograr una maternidad consiente. 
  • Dejà de hacer cosas que no te gustan: Las madres no están obligadas a hacer cosas que no les hagan felices y dejar en segundo lugar sus propios sentires.  
  • No dejès de ser joven: Ser madre joven no debe significar una prisión o perder años de vida, los proyectos personales deben seguir adelante.  
  • Vos sos dueña de tu cuerpo: No hay un solo estereotipo de como luce una madre, vos decidís que usar y como vestirte. 

“Siempre lo he dicho el autocuido no es un taller sino actitud ante la vida porque nadie va a cuidar de vos” 

Martha

En definitiva, la maternidad no es sinónimo de abandonar sueños, aspiraciones, anhelos y cuido personal, al contrario, es necesario el autocuido que les dote de los espacios y momentos para tener una salud mental y física adecuada que les permita enfrentar la responsabilidad de ser madres. ¡Por màs maternidades sanas en autocuidado!

Dos batallas en una

La primera experiencia de discriminación que viví ligada al mundo del periodismo y la comunicación fue al expresar mi deseo al querer escribir para un periódico, la persona con la que estaba conversando respondió -sin meditar su respuesta: es una profesión para hombre, porque es demasiado peligrosa. No recuerdo exactamente la edad que tenía, estaba en 4to ó 5to año de secundaria, era una adolescente y hasta el día de hoy no había reflexionado sobre lo que esa frase caló en mí de manera negativa.

El amor siempre estuvo en mí

Hebrea, estudiante feminista. Amante de los libros.   Ser feminista me ha hecho cuestionarme reiteradamente, chocas con el espejo del discurso y fortalecer mis percepciones personales. No fue hasta que desarrollé…

La cárcel de la mutilación femenina

De niña te encierran en un cuarto, te sostienen fuertemente para inmovilizarte y mutilan la piel… y con ella tu autonomía. Tendrás suerte si no morís desangrada. Así que la…